COJA LOS LIBROS CON SUS NIÑOS

Podemos motivarles a estudiarHe venido encontrando continuamente casos de niños que rinden en el colegio por debajo de sus reales capacidades. Niños y jóvenes que simplemente no quieren o no les apetece estudiar, las razones que dan son: Les parece aburrido, que nada de eso les servirá, o que es demasiado difícil. En ellos se observa sobre todo una reacción negativa hacia el tema de los estudios, unos sentimientos de rechazo excesivos y desproporcionados hacia lo que es estudiar, que a mi parecer es muy sencillo si no se tienen esos sentimientos y se ha adquirido un método apropiado.
El profesor Justo Ortega dice sobre esto: “Es un miedo irracional a las situaciones de estudio que provoca evitación, es un fenómeno casi puramente afectivo”. Él dice que este miedo a los estudios es producto de un aprendizaje, el ambiente ha generado esto, a los niños y jóvenes se les ha juzgado duramente por su rendimiento escolar, se les ha disminuido como personas, dañando seriamente su autoestima.
De acuerdo a nuestra experiencia hemos encontrado que en la mayoría de familias de niños con problemas de rendimiento, estos no han tenido el apoyo necesario.
Creemos que es fundamental que los padres no pierdan contacto con el trabajo que realizan los niños, desde el inicio de su vida escolar debemos compartir sus descubrimientos, sus logros y sus dificultades.
Lo que debemos procurar es que los niños desarrollen una actitud positiva hacia el estudio y si los padres están de por medio, ayudando, animando y valorando su trabajo, se puede conseguir. Los padres son las personas más indicadas de acercarle los conocimientos, ellos tienen la herramienta más poderosa, el afecto. Los estudios y el afecto van de la mano,
No olvidemos que los padres son las primeras personas que ejercen gran influencia en los niños, otorgan a los niños las herramientas necesarias para enfrentarse al mundo, y en especial el mundo del aprendizaje debe ser introducido inicialmente por los padres con una buena disposición, con ganas, con entusiasmo, con la alegría que nos da el aprender algo nuevo. Esa buena actitud hacia el aprendizaje que les transmitimos se quedará fijada en lo más profundo de su personalidad.
Actualmente se está criticando duramente al Sistema Educativo como el causante de los problemas de Fracaso escolar, se dice que en las aulas no se motivan a los alumnos, que los métodos de enseñanza son obsoletos, que los profesores son frios y antipáticos. O que la sociedad estimula el ocio y la diversión y degrada el trabajo y el estudio. Todo esto puede ser cierto y necesitan revisarse, pero lo que intento resaltar es que los padres podemos favorecer buenas actitudes hacia actividades sanas y productivas desde que los niños son pequeños, de manera que cuando mayores tengan otra disposición frente a la sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: